Shiatsu

Este masaje terapéutico originado en Japón tiene los mismos principios de la acupuntura, pero en lugar de utilizar agujas, ejerce presión en determinados lugares del cuerpo por medio de los pulgares, manos, dedos y codos. También comparten la idea de que el Qi, entendida como la energía vital que moviliza al cuerpo, fluye por medio de los meridianos. Cuando éstos se ven obstruidos por algún problema, el Shiatsu contribuye a despejarlos para permitir su flujo libre.

El Shiatsu implica estirar, apalancar e inclinar el peso en varias partes del cuerpo de modo de fomentar una mayor armonía de circulación, flexibilidad e integridad postural. Actúa sobre la energía electromagnética del cuerpo, pero también sobre la mente y el espíritu. Es útil para apalear el dolor de espalda, la migraña, las lesiones cervicales y rigidez del cuello, la movilidad reducida, el dolor menstrual, los problemas digestivos, los síntomas de asma, las lesiones deportivas y la depresión clínica.